Un refugio en el Valle del río Aguas Blancas.
Un centro en equilibrio.
se habla castellano, català, français & English
Anuncios

¿Qué es casa al-Chya?

…In dwelling, live close to the ground…
(Tao Te Ching – Trad. S. Mitchell)

Recogida en torno a su núcleo verde, pero a la vez, proyectada por sus vistas a una panorámica de todo el entorno, casa al-Chya ofrece un espacio de intimidad conectado a la naturaleza desde la comunidad rural de la que forma parte. Ofrece una habitación, disponible para turismo rural, pero es además una casa habitada: un lugar con una cadencia propia, abierta a la contribución que tu estancia puede aportarle.

descripción y fotos

Lugar de retiro

En ciertos momentos podemos sentir la necesidad de tomar distancia de nuestras ocupaciones y hábitos cotidianos y realizar un viaje hacia nuestro centro. Descanso, silencio y escucha. Y de ese crisol pueden emerger, si es su momento, comprensiones que nos permiten introducir cambios de rumbo en el flujo de nuestra vida. Cada cual define cómo es ese entorno que necesita y desde casa al-Chya aportaremos lo que esté en nuestra mano para reforzarlo. Tenemos especial interés en recibir huéspedes de retiro personal, de silencio, de trabajo o creativo. Puedes escribirnos y encontraremos un acuerdo para facilitar las exigencias indispensables para tu estancia. En ciertos períodos puede ser posible acordar una pensión completa.

 

Espacio de trabajo

Hay ciertas conexiones que, por su amplitud y dimensión, exigen, para realizarse, no sólo una atención y una concentración prolongadas, sino también períodos de letargia en armonía con esas fases de trabajo durante las cuales las ideas se asientan y las intuiciones emergen. Este diálogo fructífero de atención y reposo sólo es posible si logramos preservar nuestra mente de estímulos continuos que la reclaman para otros propósitos. Saber co-crear en el tiempo y en el espacio ese lugar que permita abordar en su dimensión más profunda el corazón de nuestro propósito es parte de nuestra responsabilidad. De esa manera manifestamos nuestra intención y ponemos los medios para acceder a ese pulso más amplio que nos aporte la lúcida comprensión que necesitamos para darle el vuelco a la obra o proyecto que tenemos entre manos.

 

Punto de encuentro

Y también casa al-Chya vive el ritmo de una exploración constante, en parte desde adentro y en parte abierta al intercambio para un mejor caminar juntas. Se abre así también como espacio de encuentro y acoge iniciativas en sinergia. En casa al-Chya tiene lugar quincenalmente un encuentro de estudio sobre música modal, una vez al mes la cita Kentackyné donde compartimos cine y documentales que proponemos desde el grupo La Alquería. También periódicamente es espacio dedicado a diferentes talleres de formación. Y cada día, de momento y de manera personal, chikung al amanecer, al que puedes sumarte si así lo deseas.

 

El entorno

Del árabe Qaryat al-Kantar,
que significa «puente y paso hacia la alquería»

La casa está en el corazón de Quéntar, junto a la Iglesia y la antigua mezquita. En el barrio de las Paratas, de callejas estrechas y pendientes acusadas. Un pueblo blanco, de sierra, volcado sobre las huertas que beben del río Aguas Blancas; recogido en silencio sobre sí mismo y su memoria y aislado por una barrera invisible de una cercana y bulliciosa Granada.

 

Historia

Los primeros registros sobre el asentamiento de Quéntar datan del período nazarí y, tras la toma de Granada, como toda la zona, quedaría marcado por la represión y la sombra de la expulsión de los moriscos. En 1566 Güejar, Dúdar y Quéntar se adelantan a la rebelión de Abén Humeya que daría lugar a la guerra de las Alpujarras (1569-1571). Como consecuencia de su derrota, todos los habitantes del pueblo serán deportados en 1570 y dispersados por Castilla y sus bienes confiscados y entregados a la nueva población de cristianos viejos que, en 1572, colonizarían de nuevo el pueblo. Ahí empieza Quéntar su nueva vida. Sin embargo, como predestinado por su escarpado entorno, será también frente de batalla durante toda la Guerra Civil y aún mucho después sus valles y montañas ofrecían refugio seguro para el maquis. Pero la historia no la escriben sólo las guerras. Se escribe en otros tiempos: el río que talla el valle o la hazada que día tras día muerde la tierra. Y si la memoria queda de tiempos revueltos, también los árboles cuentan otras historias que nos conectan a comprensiones más profundas y de latidos más amplios.

Naturaleza

El valle de Quéntar esconde su espíritu en el discreto deslizarse del río Aguas Blancas, a cuya vera se abren las huertas que dan vida a los pueblos de Quéntar y Dúdar. Con un paisaje a primera vista agreste y árido, junto al cauce todo se hace vergel. Entre las hazas emergen aljibes y manantiales que siguen vertiendo generosamente el agua de la sierra para placer de la tierra y del oído. Si nos atrevemos a desear las alturas, el desafío se verá seguro compensado al ganar altitud y volcar hacia el valle de Güéjar y la vista de las grandes cumbres de Sierra Nevada. Y abajo, siguiendo el rastro de los caminos, serpentea por el valle el camino mozárabe de Santiago. Estamos entre el Parque Nacional de Sierra Nevada y el Parque Natural de la Sierra de Huétor, un enclave ideal para perderse y no quedar nunca saciado. Aquí dejo algunas rutas y es posible contar también con un guía local. Para el verano un chapuzón en las pozas o el pantano y durante el invierno será sin duda la nieve, la gran protagonista. Para los aficionados al vuelo, a sólo 6km, en Cenes, se encuentra el despegue de parapente.

Comunidad

Valgan unas referencias como orientación, pero la invitación es a aventurarse pueblo adentro para ir conociendo el pulso vivo de este lugar agarrado a la montaña. Para abastecernos contamos con el excelente pan bio y artesano de una cooperativa de panaderas, productos de huerta ecológicos a través de un hortelano del pueblo que provee también a las tiendas ecológicas de Granada y hay dos pequeños supermercados. El pescado nos llega en furgoneta a la voz de “pescaeroooo” tres días en semana y, si exigimos productos ecológicos, podemos completar nuestra cesta en El Herbolario de Cenes y, algo más abajo, en El Ecosúper (Granada). En el mismo pueblo existen varios artesanos y una terapeuta que da sesiones de Shiatsu. Hay un consultorio de salud, farmacia y una biblioteca cuidadosamente atendida. Y en las cercanías está el laboratorio Labiatae (también punto de venta de sus productos), pionero en la elaboración de aceites esenciales ecológicos elaborados a partir de aromáticas cultivadas 12km más arriba, en el imprescindible valle del Tocón de Quéntar.

Libro de visitas

Decir que Casa Achya es un refugio mágico puede parecer un lugar común pero, para quienes hemos estado allí, no son solo palabras. Llegamos para pasar una noche y nos quedamos todas nuestras vacaciones, hasta dejar el viaje a La Alujarra para otra ocasión. Dentro de la casa no existe el tiempo y en la terraza solo las montañas, el cielo y la compañía. Además, la gente y el entorno, y eso que no vimos Sierra Nevada, es hermoso, con esas montañas curtidas y esos ríos llenos de recovecos y pozas. Una amiga, que tiene una novela a medio acabar se hubiese quedado allí un par de semanas de haber podido. Es uno de esos lugares que te llaman para ponerte, como Adriá, a crear sin parar. O a disfrutar, sin más. Y el guardián de todo aquello, Yago, goza de los mismos atributos que el entorno y es un lujo poder contar con su presencia y sus recomendaciones. Volveremos en cuanto podamos.

Jonatan (León)

We stayed at Yago accomodation for a couple of days. When we entered to his charming house – we were shocked (of course in a positive way). We absorbed all the positive energy coming from his house and remained tuned for the whole time. Very beautiful house with a characteristic atmosphere, spacious kitchen with a living room, big bedroom (5 adults in the same room, but we did not mind at all), terrace with a barbecue and, what is the most important, with a beautiful view of the surrounding mountain, lovely village below us with a small church and during the night stars above our heads – simply beautiful. During our journey through the Spain we have changed many apparements, but we have all agreed, that your house is the most beautiful one we have enouncetred. Thank you very much, Yago.

Michal (Česká republika)

Tarifas y Contacto

615365736 (Yago)
c/ Casa Grande, 4 – Quéntar (Granada)   CP. 18192
ver mapa aquí

 

 

 

Tarifas (mínimo 2 noches / máximo 3 semanas):

30€/noche para 1 o 2 personas (mínimo 2 noches)
+ 15€/noche por cada persona añadida a partir de la 3ª persona (máx 6 personas)
Retiros de silencio: 45€/noche (entre 3 y 7 días). Contactar para aclarar condiciones.
Clases individuales de Chikung o Taichi: 25€/clase

Se puede reservar la habitación a través de las plataformas Airbnb o Homeaway.

Para tarifas superiores a una semana contacta con nosotros para ajustar el precio y condiciones.

bannerchavico3
Se aceptan monedas sociales en un 50%. Chavicos (CIGR) o monedas intercambiables del Community Exchange System.

Si deseas escribir, puedes hacerlo a través del formulario siguiente, intentaré responder lo antes posible: